Testimonios

Romina Deluca

Fue una experiencia gratificante, aprendí a mover articulaciones que jamás tuve conciencia. Y note la diferencia en el piso cuando al principio no podía apoyar totalmente el lado izquierdo de mi espalda, hombro y brazo y al final del taller me sentía aplastada y relajada, totalmente apoyada y cómoda sobre el piso. Es justamente lo que esperaba para aprender a flexibilizar el cuerpo y mejorar las posturas para tener una vejez digna.

Noemi Scianca

Tengo 54 años. Hace más de 10 padezco distintas patologías ciáticas y cervicales. Pinzamientos, contracturas, inflamación… Hice durante mucho tiempo RPG con buenos resultados, pero no mantenidos en el tiempo. Hace un mes hice un taller con Romina. Al finalizar el encuentro, no podía creer cómo había comenzado y cómo terminado. Absolutamente relajada. Decidí comenzar con los encuentros semanales, hasta ahora fueron tres. He mejorado la postura. Hombros derechos, pecho abierto. Al sentarme mantengo la espalda erguida. Ahora sé que recuperar flexibilidad es posible. Y que, para obtener resultados, no hay que saltar, esforzarse, sufrir. Por pequeños que puedan parecer los movimientos, al ser conscientes, sus efectos son duraderos.

Silvina Vargas

Sufro de dolor en la columna a nivel dorsal y lumbar y luego de participar del taller  salí tan bien logre una conexión con mi cuerpo que no tenía. A través de movimientos suaves y de una respiración consciente vas logrando una mayor elongación un mejor apoyo de toda la columna sin sentir ningún dolor. Es tan lindo lo que vivís con estos encuentros que son súper recomendables experimentas todas estas técnicas combinadas e innovadoras de la mano de una profesional formidable que te cambian la calidad de vida. Gracias Romi por hacernos sentir tan bien.

Vanesa Liberati

Después de cansarme de estar contracturada, habiendo probado otros métodos para relajarme, decidí asistir al taller de espalda, quedé súper contenta. Siento la espalda mucho más liviana y los hombros más relajos. La profesora es excelente y atenta siempre a todo.

Mabel Davigo

Genera mucho placer reconocer cada parte y moverla con lentitud y respeto y liberar en esos pequeños movimientos la rigidez acumulada. Comprendí cómo funciona la biomecánica en relación al sistema nervioso.

Ethel Marchionni

El trabajo con la espalda benefició enormemente a mi columna. El movimiento consciente de cada músculo es novedoso para mi problema de escoliosis de vieja data ya que nunca lo había hecho así.

Gloria Ponce

Mi actividad diaria es de extremo estrés, muchas horas al día resolviendo 5 cosas a la vez. Teniendo la responsabilidad de contener y sostener vidas. Si bien hago actividad física con 59 años, este espacio me conecto con mi cuerpo desde otro lugar, la paz, la relajación y la consciencia. Además de haber salido de la clase sin molestias y con una sensación de bienestar incomparable.

Silvana Leone

Gracias Romi por guiarme a sentir y a conocerme interiormente, ese conectarme con nuestro cuerpo permitiendo despertar nuevas sensaciones y modificar nuestros dolores. Disfruto mucho de las clases, de sentir ese cambio a través de los movimientos suaves y de lograr ese nivel de relajación que me permite liberar el malestar.

Javier Larraz

Descubrí movimientos que me generaron bienestar, en columna, cuello, cervicales, lumbares y cadera. Se logra una gran concentración y gracias a la ayuda de la respiración y el movimiento consciente, se evidencia una armonía y relajación en nuestro cuerpo. Demás está decir, que la continuidad en las clases, permite mantener esta sensación de bienestar y que ayuda a lidiar con nuestros movimientos y posturas cotidianos.

Virginia Paini

Descubrir las posibilidades de movimiento y flexibilidad de mi columna, es el mayor aprendizaje que me llevé del taller. Exploré movimientos desconocidos que me generaron la sensación de poder estirar partes de mi cuerpo que generalmente siento apretadas y que no logro extender con los ejercicios que tradicionalmente me enseñaron para estirar. El taller requiere concentración y voluntad para animarse a descubrir y habitar nuestro cuerpo de un modo distinto. El resultado es una sensación de bienestar y autodescubrimiento. Recomiendo totalmente la experiencia.