Testimonios

Maria Soledad Grandoso

Sentí que moví mucha musculatura a nivel profundo que hacía rato no movía,sobre todo en la pelvis, me gustó mucho el taller.

María Cecilia Jusit

Con esta técnica de movimientos lentos y consientes  logré aliviar tensiones musculares de cuello, hombros y espala alta. Mejoró mi elongación, mi postura y mi respiración. Feliz de haberte conocido Romina.

Maribel Umaño

Me siento genial, mis hombros están livianos, y el cuello lo puedo girar sin ninguna molestia.

Isabel Tuesta

Siempre ando contracturada y con dolores de espalda. Después del taller me fui caminando y parecía que flotaba.

Marta Soler

He comenzado mi segundo año de movimiento consciente. Lo que más me llamó la atención fue la flexibilidad que adquirí. También han desaparecido muchos dolores y molestias que tenía de hace años de cintura, pies, hombros y rodillas. Aconsejo realizar esta actividad ya que los cambios se empiezan a disfrutar al poco tiempo de comenzar a practicarla y no son solo físicos también favorecen a la disminución del estrés, contribuyen al mejoramiento del sueño, en fin mejora notablemente la calidad de vida.

Mariana Iacobucci

Salí encantada con el taller! Todavía me dura la sensación de bienestar con los nuevos movimientos de mi cuerpo que descubrí de tu mano. Fui con una gran contractura en el lado derecho de mi espalda, omóplato, y con el correr de las horas y de los días esa rigidez se fue.

Lidia Baldoni

Mi experiencia con el taller  fue muy satisfactoria ya que me encontré en un lugar muy cálido con una profesora súper profesional en lo que hace. Donde me sentí por demás cómoda. Con respecto a la gimnasia logró cubrir mis expectativas ya que llegue con un alto grado de dolor y stress y les puedo asegurar que con los trabajos de movimientos que hicimos pude entender y superar las dolencias

Gisella Triaca

Fue el primer taller que asistí y permanecí muy atenta a tus indicaciones. Si bien había practicado unos años de yoga nunca trabajé tan puntualmente con la parte de costillas y esternón. A medida que transcurría el taller sentía que habitaba mejor mi cuerpo, finalizando con un estado de relajación física y mental que hace tiempo no experimentaba.

Miriam Peombara

Me puedo mover mucho mejor. Levantarme de la cama sin ningún  problema.  Sentarme como chinito,  y estar con mis nietos en el piso. Cambié la postura. Abro más  el pecho. Me resultan muy positivos los talleres para mi postura. Y de las clases ni hablar.

Laly

Muy linda experiencia, consciencia de algunas partes de mi cuerpo olvidadas, después de varios movimientos me di cuenta cuánto se expandía el pecho y cuanto más amplio y natural resultaba el movimiento. Muy placentero

María Adela Sabalza

Me he acostumbrado a hacer 2 o 3 movimientos suaves y pequeños con la cabeza antes de dormir duermo maravillosamente bien. Descubrí los isquiones. Hago normalmente meditaciones diarias de 15´/20´ y el haberlos descubierto me las facilita por cuanto mi columna cae perfecta y no hago ningún esfuerzo ni estoy incómoda sosteniendo posición. Creo que lo más maravilloso de todo es la toma de conciencia de los movimientos.